Crisis en la vieja Europa.

Si la pasividad con la que la selección gala afrontó sus dos primeros encuentros de la liguilla inicial nos dejó perplejos, los partidos del pasado viernes en los que Inglaterra y Alemania empataron y perdieron, respectivamente, no fueron para menos. Y es que ambos tienen en estos momentos serias complicaciones para pasar como primeros de grupo a octavos de final e, incluso, para pasar.

En el grupo C, llaman la atención los dos empates cosechados por la selección inglesa ante dos rivales muy inferiores como Estados Unidos, a la que le acompaña el cartel de tener poca tradición futbolística a pesar de tratarse de un equipo muy bien organizado y haber aguado la fiesta a más de una selección prometedora como es el caso de España en la pasada Copa Confederaciones, y Argelia, que acudía a la cita mundialista como una de las sorpresas por llevar más de dos décadas sin participar en dicha competición y tras derrotar a Egipto en la fase de clasificación. Nadie hubiera apostado que dichos equipos lograrían sacar algún punto ante una selección que ganó de un modo solvente los partidos clasificatorios y que llegaba a Sudáfrica con una nómina importante de jugadores que habían completado sensacionales temporadas con sus respectivos club, la mayoría de ellos de la Premier League. Sin embargo, la realidad es muy diferente a la utopía. Lo cierto es que un centro del campo espectacular que cuenta con los pilares fundamentales del juego del Liverpool y Chelsea, más la incorporación de Garet Barry como pivote, está pasando totalmente desapercibido y se ha mostrado totalmente incapaz de servir balones al delantero centro más en forma del mundo, Wayne Rooney, que llega al mundial después de ser elegido mejor jugador de la Premier y de haber peleado con Leo Messi por la Bota de Oro hasta el último día, a la que finalmente no optó por una lesión que le complicó el tramo final de la liga. El seleccionador inglés no parece haber hallado la fórmula para que la medular del equipo rinda como se espera de ella, a pesar de que Lampard haya completado con los blues una de sus mejores temporadas o, al menos, la más goleadora y que Gerrard cuente con esas características de mediocentro total que le permiten ser líder de cualquier equipo; aunque es cierto que la falta de sincronía entre ambos siempre ha sido tema de debate. Capello, que llegaba con ánimo de aportar orden táctico y solvencia defensiva a una gran selección pero carente de rigor, no está teniendo la suficiente personalidad para dirigirla, como ya mostró arrebatándole la capitanía a Terry ante la presión de la prensa o no contando con jóvenes talentos como Theo Walcott, siempre incisivo por la banda derecha y una buena opción como revulsivo, o Adam Johnson, el joven extremo zurdo que se ha ganado la titularidad entre los petrodólares del Man. City. Además, el constante debate en torno a la portería inglesa se ha visto incrementado por la estrepitosa cantada de Green en el partido ante Estados Unidos, duramente criticada por los tabloides ingleses, que no fueron muy permisivos con el mal resultado cosechado por su equipo en el primer partido, y que ha llevado a Fabio Capello a hacer debutar al “experimentado” James, convirtiéndolo en el jugador más veterano en debutar en un mundial a sus casi 40 años, de nuevo síntoma de su falta de carácter. Por no hablar de las salidas de tono de Rooney con los aficionados ingleses… Enfín, si Francia parecía un culebrón, ahí tienen a Inglaterra. Si no quieren taza, taza y media.

Por otra parte, en el grupo D, Alemania se apunta a la de “una de cal y otra de arena”. En uno de los amistosos disputado antes de comenzar el mundial, vimos a una Alemania triste y fría, inerte y sin capacidad de respuesta ante una selección argentina que no atravesaba su mejor momento y que ganó 0-1 aprovechando un grave error de la zaga germana; la misma selección que pudimos ver ante Serbia en el último partido, a pesar de contar con un penalty a favor muy claro, en medio de un polémico arbitraje de Undiano Mallenco, y que fue errado por Podolsky, cuyo ímpetu y necesidad de remendar su error no fueron suficientes para librar a la selección alemana de la derrota ante Serbia. La Alemania que parecía contar con un sólido equipo en el primer partido que ganó con solvencia a una débil Australia que partía como cenicienta del grupo, a pesar de que ésta arrancó un punto a la selección africana de Ghana que actualmente lidera el grupo D, se diluyó en su último encuentro hasta no ser más que un espejismo. Tras ver jugar por primera vez a todas las selecciones que, sobre el papel, aspiran al título, Alemania fue, sin duda, una de las que mejor sabor de boca no dejó, por lo que su batacazo con Serbia resultó una amarga sorpresa. Cuenta con la siempre necesaria veteranía en un equipo, con jugadores que ya han disputado mil batallas como el eterno lateral izquierdo Lahm o Podolsky y, además, aúna con éstos  nuevos y jóvenes talentos como el codiciado Mezut Özil, de orígenes turcos y que ha sonado durante el mercado estival para diversos clubes grandes como el Real Madrid, Thomas Muller, que ha completado una magnífica temporada en el Bayern de Munich y se ha destapado como un importante goleador aprovechando su gran envergadura, o el pequeñito y eléctrico extremo del Werden Bremen Marco Marin. En estos momentos, el futuro de la selección alemana es incierto, ya que está por detrás de Ghana, selección en la que ha brillado con luz propia el delantero Gyan, elegido MVP en los dos encuentros, y debe jugarse con ésta el pase a los octavos de final, ya que Serbia se encuentra a tan solo un punto de distancia, siendo necesaria la victoria para ser primeros de grupo. Sin embargo, todo parece indicar que quedando primeros se encontrarían con la selección de Capello en octavos, si ésta finalmente no sucumbe y logra superar la liguilla como todo el mundo espera.

Parece claro que los eternos equipos europeos, siempre aspirantes al título y acostumbrados a dar guerra hasta el final por el afán de victoria de sus inagotables luchadores, han llegado más “cansados” a esta batalla que a otras anteriores. Sólo queda conocer cuál de ellos izará la bandera blanca antes de lo esperado.

Anuncios

~ por latabernademou en junio 20, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: