El “9” es de casa

La del 92 es una generación dorada. Una generación que aúna bajitos precoces consolidados en lo más alto, como en La Catedral y La Rosaleda bien saben, y mentes futbolísticamente privilegiadas que aún deben dar el salto al estrellato, como Rubén Pardo. En la final del Europeo Sub’19, Rubén miró hacia arriba y encontró a un célebre del 93. Le dijo: “Entre los dos, lo haremos”. Paco asintió. Miró a portería y decidió que haría el oro suyo. En ese mismo instante de una prórroga vibrante, Europa supo que él tenía estrella para eso. Y para más. La sensación unánime fue que un “9” de nombre y apellido español nacía en Rumanía: Paco Alcácer.

A partir del control exquisito, Paco establece una relación especial con el área rival. Desde la perspectiva del delantero que siempre encara, solo la concibe dibujada en su retina cual arco que engloba a su guarda. Mediante un movimiento sutil que rompa la zaga o con un desmarque violento entre centrales, es dueño absoluto del espacio corto. Diversos métodos, un mismo fin. Comparte con otros grandes el virtuosismo del gol, el don de restar complejidad a lo que más suma sobre el verde. Y a lo más cotizado. Si Aduriz abandona el conjunto ché, el relevo es de garantías. En Mestalla tienen permiso para dormir tranquilos: el “9” es de casa.

Publicado en Ecos del Balón.

Anuncios

~ por latabernademou en abril 5, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: